martes, 17 de abril de 2012

Biografía del dinero ¿Usted qué aprendió?

Mi primer recuerdo sobre el dinero es una pequeña bandeja que acumulaba monedas sobre la cómoda del cuarto principal, –seguramente eran de bajo monto pero yo no lo sabía–. Cuando pesaban mucho en las bolsas del pantalón o se regaban en la cartera llegaban allí. Para mi eran abandonadas allí.

Tomaba alguna... y se caía en el infinito... se perdía. Y nada pasaba. Luego tomaba otra y la veía... mucho diseño pero tan despreciado. Así, mi primera 'enseñanza' sobre el dinero: 1. Las monedas no sirven para nada.

Más adelante sí me sirvieron. En la pulpe de la escuela me daban COSAS a cambio de un buen cúmulo de monedas y si llevaba un billete me daban MUCHAS COSAS frente a aquel mostrador que con costos lograba alcanzar. Segunda 'enseñanza' 2. El dinero solo sirve si lo gastas.

La cosa iba mal, pero vino la crisis de los 80. Acompañaba a mi mamá a hacer la compra a los estancos, ella pedía tras el mostrador arroz, frijoles, atún (como yo en la pulpe) y si al final de la lista los billetes y las monedas alcanzaban ella sonreía. Tercera enseñanza y primer buen aprendizaje 3. Si las cuentas dan hay más felicidad.

En consecuencia, ahora en casa las monedas tienen un lugar asignado (el monedero en mi cartera o la alcancía), porque a los ojos de los pequeños no deben asemejar fichas de juego viejo, y antes que ellos puedan tener poder de compra, trato de que entiendan que tienen poder de ahorro (primero la alcancía o la cuenta de banco, luego dinero para la pulpería). Estoy segura que estoy enseñando un ingrediente de la receta para ser feliz.

¿Cuál es su primer recuerdo sobre el dinero y qué puede aprender de ello?

jueves, 15 de marzo de 2012

A 50 años del día mundial del consumidor

Hay que envalentonarse, es un deber.

El 15 de marzo de 1962, el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, invitó a convocar este día como Día Mundial del Consumidor. En ese momento dijo “Los consumidores, por definición, nos incluye a todos. Ellos son el mayor grupo económico, que afecta y es afectado por casi todas las decisiones económicas públicas y privadas. Sin embargo, son el único grupo importante… cuyas opiniones a menudo no son escuchadas“.

Después, … vinieron los ocho principios básicos de los derechos del consumidor: 1. derecho a la seguridad, 2. derecho a estar informado, 3. a ser escuchado, 4. a ser compensado, 5. a recibir educación para el consumo, 6. a un ambiente sano, 7. a la satisfacción de las necesidades básicas y, 8. el derecho a elegir.

El 9 de abril de 1985, cuando la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó las Directrices de Naciones Unidas para la Protección de los Consumidores, quedando así los derechos de éstos elevados a una posición de reconocimiento internacional y dándole a los Gobiernos responsabilidad moral de defenderlos.
En Costa Rica es la Dirección de Apoyo al Consumidor (DAC) la dependencia encargada de esa tarea. rescato algunos ejemplos de sus recientes aportes: 1. la línea 800 CONSUMO (800-266-7866), ahora tenemos a quien llamar. 2. El Reglamento a las Tarrjetas de crédito y débito vigente desde el 2010 y que ha obligado a cambiar a la industria de tarjetas. Hoy tenemos incluso una condena por acoso. 3. Ahora podemos ser más eficientes en la comparación de precios de productos similares gracias al Reglamento de precios por Unidad de Medida que rige desde el pasado 12 de marzo.
Desde hace quince años este país tiene la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor y una reforma se discute ahora en la Asamblea Legislativa, y la tarea sigue… Pero en su conjunto ahora los consumidores costarricenses tenemos base para ser más envalentonados.

¡Feliz día!

lunes, 27 de febrero de 2012

Así se empieza a ahorrar (No se quite)

Avanzado el año se regularizan los pagos y ahora es cuando empezar a ahorrar. Incluso los muy endeudados deben hacerlo.

  1. La meta es ahorrar un 10% de los ingresos netos, pero olvídelo. El objetivo inicial es tener siempre en la cuenta bancaria un saldo a favor y creciente. ¡Es mito el que ahorrar poco sea inútil!l ya se sabe que tener dinero para el taxi en medio de la noche, o no tenerlo es muy distinto.
  2. También es distinto deber en la tarjeta ¢400.000 o ¢2 millones. Siempre menos es más y cuando se trata de deudas esa verdad se quintuplica, porque se tardaría cinco veces más pagando la primera que la segunda deuda y eso es a cálculos simples cerca de 20 meses más de vida de deudor. ¡Pagar también es ahorrar!.
  3. Hay que pagar y aumentar el saldo de la cuenta de ahorro a la vez. Suponga que usted tiene una deuda en una tarjeta por ¢500.000 a una tasa de 45% anual (que es lo que cobran en promedio las tarjetas en este país) pero, se dispone a seguir el siguiente PLAN (palabra destacada): 1. Destinará ¢50.000 quincenales para el pago. 2. Guardará ¢5.000 bisemanales en su cuenta.

En seis meses habrá cancelado la deuda y tendrá una cuenta de ahorro con unos ¢60.000 adentro ¡más intereses!. Logrará atacar dos frentes y al final del periodo tendrá ¢50.000 más para gastos y siempre dinero para el taxi.

Una vez cancelada la deuda podría destinar la cuota del pago al ahorro y como resultado en seis meses más tendría una cuenta con ¢680.000. Ya para entonces usted jamás se volvería a preocupar por el taxi, y estaría en capacidad de invertir en dos o tres certíficados a plazo o en un fondo de inversión.

En un año usted sería una persona distinta, más tranquila y más feliz. Inicie su plan de pago y de ahorro, y tome en cuenta que pueden pasar cosas que le impidan cumplir los tiempos (tuvo que pagar un taxi extra). Siga, si no es en seis meses será en siete pero SEGUIR evitará que el plazo se extienda por toda su vida. ¡Sonría vamos por el camino correcto!. :)

Publicado en Blog 1+1=3 de El Financiero

martes, 14 de febrero de 2012

El MEP nos educará para saber GOZAR: y eso incluye finanzas

Es un proyecto impulsado por el Ministerio de Eduación Pública (MEP) que va muy de la mano del ministro Leonardo Garnier (@leogarnier), de instituciones financieras como el BAC y de la Cámara de Bancos, que sin duda marcará un antes y un después.

La propuesta transforma el curso de Educación para el Hogar (aquel donde le ponían a una a copiar recetas de cocina) en horas de formación para el goce de la convivencia humana, y eso singnifica el compromiso del sistema educativo público de desarrollar en los estudiantes las destrezas y capacidades necesarias para saber vivir (simple) y para ello enseñarles a enfrentar los dilemas de la vida cotidiana (saber cómo funciona una tarjeta de crédito y las tasas de interés).

Va más allá…, les enseñarán sobre la planificación de la vida y de las finanzas según etapas. Las cosas serías diferentes en este país y en la experiencia de muchos deudores, si hubieramos aprendido con firmeza guías para mantener una vida financiera saludable.

Oficialmente (una vez que salga esta propuesta que será disfrutada por los estudiantes de 9° año de colegio) podremos asegurar que a partir de los 18 años en este país se debe ACABAR la vida de dependencia e iniciar una formación profesional. Que a partir de los 45 y hasta los 55 años se debe la gente preocupar por la consolidación de su riqueza personal o familiar (que se deben pagar la deudas, y que mejor no adquirir nuevas hipotecas a 30 años). Que de los 56 a los 64 años se vive la etapa de pre-retiro, que ese debe ser un momento de disfrute; y que a partir de los 65 años se debe disfrutar de un retiro planificado y pagado de toda una vida atrás.

También lo básico: para entender cómo funciona el dinero, cómo se hace un presupuesto, cómo se paga un impuesto, cómo pagar servicios públicos (tengo una tía que no sabe), los derechos del consumidor, cómo pagar deudas, y estrategias para el análisis y equilibrio del presupuesto familiar. ¡Padres aprenderán mucho de sus hijos!

Simplemente maravilloso, UN APLAUSO, pero lástima que no sea una formación que inicie desde el 1° grado de escuela como sucede en otras naciones, un año es muy poco porque el tema del dinero nos acompaña toda la vida…

Además una invitación para que exijamos también a la educación privada asumir la tarea de incluir en el currículo básico de formación los temas de educación financiera.

Publicado también en EF

jueves, 26 de enero de 2012

Cuando llega el impulso de comprar…, un masaje cerebral

…es consecuencia del efecto de la dopamina, la hormona relacionada al placer, pero antes nuestro cerebro lanzó la orden de provocar el deseo, en menos que segundos percibimos emoción y casi instantáneamente ya sabemos qué hacer: “¡uyyyy, que lindo!” y se concreta el sentimiento. Como resultado terminamos en la caja pagando aquel objeto.

La buena noticia es que ese placer puede ser modificado y no es ciencia ficción, el tema es intervenir la reacción cerebral.

1. La modulación de las emociones humanas es producto de la cultura (entiéndase que el deseo de hacer una compra compulsiva, aunque la misma sea de un objeto cuasi sagrado no viene de Dios, es humana y terrenal, –tal vez, sea culpa de su vecino–).

2. Existe lo que el neurocientífico Antonio Damasio llama homeostasis social, que es lo que permite a nuestro cerebro aprender del contexto y así lograr tener noción de justicia, de política, de economía, en definitiva tener conciencia, y para ello necesitamos saber. (Es lo mismo decir que pensamos en consecuencia de lo que sabemos, o que la luz de la sabiduría no llega sin leer).

3. Por tanto, el placer es consecuencia de lo que conocemos y entendemos, o bien de lo que ignoramos. No es puro, ni inmutable, ni simplemente es. Es resultado de lo que pensamos.

Manos a la obra: detrás de nuestros ojos la masa gelatinosa que es nuestro cerebro se mueve, reacciona y lo más importante es que se transforma de acuerdo a lo que nuestra mirada esculpe en ella. Lo que quiere decir que tenemos el inmenso poder de transformarlo. Cada nuevo conocimiento y convicción moldea nuestra mente y literalmente logra hacernos sentir y actuar de forma distinta.

Pellizco para que nos dure. Somos dueños y creadores de lo que sentimos y por ello una invitación a cuidar este nuestro proceso cotidiano de esculpido cerebral.

Publicado en 1+1=3 de El Financiero

lunes, 7 de marzo de 2011

Periodismo Narrativo: Para empezar...

Periodismo narrativo: cuando la realidad se apoya en la ficción

Por Víctor Fabián Latorre

Durante el amanecer de la década de los 60, en América Latina y Estados Unidos comenzaron a publicarse relatos apegados fielmente a la realidad, pero narrados al estilo de una novela o de un cuento. Bajo el impulso de autores como el argentino Rodolfo Walsh con Operación Masacre (1957) y el estadounidense Truman Capote con A Sangre Fría (1965), surgió esa corriente narrativa conocida como Nuevo Periodismo, Periodismo Literario o Periodismo Narrativo.

Como ocurre con cualquier género periodístico, se basa en la descripción de episodios reales. Promete al lector contar historias ocurridas en el mundo que todos habitamos. Sin embargo, rompe con los esquemas periodísticos clásicos al aplicar técnicas narrativas propias del mundo de la imaginación. Se apoya en la manera de contar que caracteriza a la literatura de ficción para ‘humanizar’ el relato de una historia. Busca transmitir al lector una fuerza emotiva muchas veces ausente en la crónica noticiosa tradicional.

La construcción de personajes. El uso de un narrador omnisciente capaz de estar en varios sitios a la vez, dotado además de la capacidad de mostrar lo que piensa o siente un personaje. El empleo de monólogos interiores. La pluralidad de puntos de vista. El apoyo en técnicas de suspenso. El uso de metáforas. La manipulación del orden temporal, con saltos del presente al pasado o al futuro y viceversa. Se trata en todos los casos de técnicas inherentes a la novela de ficción. Sin embargo, también se las apropia el Periodismo Narrativo, un género que más que contar busca mostrar. Recrea la acción de algo que sucedió. Recupera situaciones, diálogos y sensaciones.

Mas’ud Zavarzadeh, en un estudio que titula ‘Anatomía de la novela de no-ficción’ (1), postula la existencia de una estructura birreferencial en la modalidad narrativa del Periodismo Literario. Esa birreferencialidad, esa confluencia entre lo facticio y lo ficticio, se encuentra delimitada por un campo externo --representado por una realidad comprobable, por la inevitabilidad y contundencia de los hechos que se relatan-- y por un campo interno --configurado por la forma de presentar esos hechos a partir de una narración basada en técnicas de los relatos de ficción--.

En su nacimiento, el Periodismo Narrativo forjado en Estados Unidos durante la década de los 60 por autores como Tom Wolfe, Norman Mailer, Truman Capote o Hunter Thompson, buscaba modelar la contracultura de una sociedad que experimentaba grandes cambios, buscaba retratar su imaginario sociológico.

“Para los Nuevos Periodistas que se sumergían donde pasaban cosas, había que tomar contacto con completos desconocidos, meterse en sus vidas de alguna manera, hacer preguntas a las que no tenías derecho natural a tener respuesta, pretender ver cosas que no se tenían que ver, etcétera Y ante la incapacidad de los novelistas para enfrentarse al cambio vertiginoso experimentado por la sociedad estadounidense, los Nuevos Periodistas tuvieron para ellos solos, los locos años 60, obscenos, tumultuosos, maumau, empapados en droga, rezumantes de concupiscencia”, contextualiza Wolfe (2).

Otras veces la vertiente norteamericana de ese Nuevo Periodismo se transforma en una suerte de periodismo de denuncia, aunque esa faceta es más bien característica de la corriente latinoamericana y sobre todo de la corriente argentina, donde de la mano de Rodolfo Walsh el género asumió el compromiso político-social de intentar desenmascarar aquello que la historia oficial pretendía ocultar. Se basa en la premisa de que la realidad tiene tantas verdades como testigos ofrezca.

Hoy en América Latina el Periodismo Narrativo sigue viendo la luz en obras como ‘Noticia de un secuestro’ del colombiano Gabriel García Márquez (1996) o ‘Don Alfredo’ del argentino Miguel Bonasso (1999). Ambos relatan acontecimientos paradigmáticos de la realidad reciente de sus países. García Márquez retrata el mundo del narcotráfico colombiano. Bonasso fotografía con su pluma la corrupción de la Argentina de los 90.

Está claro que aunque presente en los diarios y revistas, el Periodismo Narrativo es un género más plausible de encontrar en forma de libro, porque suele ser fruto de un meticuloso trabajo de investigación de meses o años que da lugar a decenas o cientos de páginas. No obstante, la pregunta que cabe hacerse es: ¿cómo logra el autor dotar de verosimilitud a esa historia real que narra en clave de ficción? ¿Cómo cumple el pacto de fidelidad con el lector, si se ha comprometido a contar cosas verdaderas, pero apela a un narrador que puede penetrar en la mente de los personajes o es capaz de describir situaciones de las que no ha sido testigo?

En primer lugar es necesario considerar que ese Periodismo Narrativo o Periodismo Literario es autorreferencial. Habla con frecuencia de su propia elaboración con el objetivo de disipar las dudas sobre la veracidad de la historia narrada y por ende sobre la honestidad de su creador. Por lo general es un periodismo donde su autor -en el prólogo de la obra- explica cómo tuvo acceso a las pruebas y los detalles que ofrece su relato. Esa es la base sobre la que suele asentarse el pacto con el lector, donde se deja en claro que todo lo que el escritor contará a continuación es verdadero.

Para reunir las pruebas que plasmará como argumentos en su relato, muchas veces el periodista se ve obligado a realizar una tarea de detective, de investigador, entrevistando testigos y analizando documentos para llegar a la verdad de los sucesos de un pasado lejano o un pasado próximo que luego deberá recrear en forma de acción.

Y cuando si se trata de narrar acontecimientos contemporáneos, el periodista puede cumplir su tarea desde el papel de testigo cercano e incluso de partícipe directo. Tom Wolfe en su libro ‘El Nuevo Periodismo’ propone seguirle celosamente la marca a un personaje o grupo de personajes hasta conocerlo tan detalladamente, que se puede terminar infiriendo incluso cómo es su manera de pensar. Es lo que denomina como ‘técnica conjetural’.

La restante opción para llegar a la verdad de las cosas, pasa por convertirse en un protagonista más de la historia y su mejor ejemplo es la filosofía del Periodismo Gonzo, impulsado por Hunter Thompson. Una vez no trepidó en unirse a una banda californiana de motociclistas proscritos llamada los Angeles del Infierno. Rodó con ellos durante dieciocho meses con el objetivo de escribir una saga. En ese tiempo recopiló el material suficiente, pero al precio de que los miembros de la banda lo dejaran un día abandonado en un parador luego de propinarle una feroz paliza que casi le cuesta la vida.

Pero más allá de la forma en que el periodista se acerca a la historia que pretende recuperar, sea desde la posición de testigo, investigador, protagonista o desde todas ellas a la vez, no hay que olvidar que para narrarla utilizará técnicas propias de la novela y el cuento. Por lo tanto, debe asumir como próximo paso conseguir a través del relato que eso que es real y que está contando, también parezca real frente a la mirada crítica del lector. Así, resurge con fuerza la interrogante: ¿cómo logra el autor dotar de verosimilitud a esa historia verdadera que narra en clave de ficción?

Wolfe, quien además de ser uno de los precursores del género también se preocupó de analizarlo desde la perspectiva literaria, manifiesta la existencia de una serie de procedimientos estilísticos comunes en la mayoría de las obras del género (3). Postula que esos procedimientos son los que le otorgan verosimilitud a todo relato de no-ficción. Los identifica como: 1) el punto de vista en tercera persona; 2) la construcción escena por escena; 3) el diálogo realista y 4) la descripción significativa.

La principal característica del llamado punto de vista en tercera persona es que autor desaparece del texto para dejar hablar sólo al protagonista. Busca que se presente al lector cada escena a través de los ojos de un personaje en particular. Busca dar la sensación de que el narrador está metido en la piel de ese personaje y experimenta lo mismo que él. En definitiva, se trata de que el personaje hable a través de él mismo, en su propia voz, como si fuera él quien relata y no el periodista.

Y un ejemplo de ese procedimiento podemos encontrarlo en las páginas de ‘A sangre Fría’. En un pasaje de la obra de Truman Capote, el narrador se encuentra relatando la tormentosa relación de uno de los personajes con su padre. En un momento dado, el narrador desaparece de la escena y deja que el mismo personaje despliegue un monólogo interior. A través de ese recurso, el autor pinta el perfil psicológico de quien terminaría convirtiéndose en uno de los asesinos de los Clutter, una familia de granjeros de Kansas. Pero dejemos que el ejemplo hable también por sí solo:

- ¡Cristo, hace frío! -podía recordar Perry-. Papá y yo dormíamos pegados uno a otro, envueltos en mantas y pieles de oso. Por la mañana, antes del alba, yo preparaba el desayuno a toda marcha, galletas, jarabe, carne frita y nos poníamos en marcha para ganarnos la jornada. Todo hubiera sido perfecto si yo no hubiese crecido: cuanto mayor me hacía, menos admiraba a mi padre. En algunas cosas, lo sabía todo; en otras no sabía nada. Materias enteras de las que casi ignoraba su existencia. De las que no entendía una letra. Como que yo supiera tocar la armónica la primera vez que se me venía una a la mano. Y también la guitarra. Esa gran facilidad musical innata que yo tenía, papá no podía reconocerla. Ni le importaba. Me gustaba también leer. Mejorar mi vocabulario. Quería componer canciones. Dibujar. Pero nunca tuve ningún aliento de él ni de nadie. Muchas noches, en la cama, me quedaba despierto, en parte tratando de controlar mi vejiga y en parte porque no podía dejar de pensar. Y cuando hacía tanto frío que casi no podía respirar, pensaba en las Hawaii. En una película que había visto. De Dorothy Lamour. Quería irme allí. Allí donde estaba el sol, donde todo lo que se llevaba encima eran hierbas y flores. (4)

El segundo procedimiento al que se refiere Wolfe, la construcción escena por escena, busca recrear el escenario de la historia narrada, sus personajes y sus acciones. Se trata de contar la historia saltando de una escena a otra y recurriendo lo menos posible a la mera narración histórica. El objetivo es mostrar las escenas, recrearlas en lugar de contarlas.

Como ejemplo de ese procedimiento he tomado la escena inicial del relato de ‘Noticia de un secuestro’ de Gabriel García Márquez. Se trata de una escena recreada incluso hasta en los más mínimos detalles. El narrador no sólo reconstruye el ambiente sino que penetra con sutiles recursos en la mente de los personajes, tornando verosímil para el lector que ese narrador disponga de la prerrogativa de saber qué es lo que piensan esos personajes. Veamos el ejemplo que relata los minutos previos al secuestro del que resultarían víctimas dos de las protagonistas de la historia.

Antes de entrar en el automóvil miró por encima del hombro para estar segura de que nadie la acechaba. Eran las siete y cinco de la noche en Bogotá. Había oscurecido una hora antes, el Parque Nacional estaba mal iluminado y los árboles sin hojas tenían un perfil fantasmal contra el cielo turbio y triste, pero no había a la vista nada que temer. Maruja se sentó detrás del chofer, a pesar de su rango, porque siempre le pareció el puesto más cómodo. Beatriz subió por la otra puerta y se sentó a su derecha. Tenían casi una hora de retraso en la rutina diaria, y ambas se veían cansadas después de una tarde soporífera con tres reuniones ejecutivas. Sobre todo Maruja, que la noche anterior había tenido fiesta en su casa y no pudo dormir más de tres horas. Estiró las piernas entumecidas, cerró los ojos con la cabeza apoyada en el espaldar, y dio la orden de rutina:

-A la casa, por favor.

Regresaban como todos los días, a veces por una ruta, a veces por otra, tanto por razones de seguridad, como por los nudos del tránsito. El Renault 21 era nuevo, confortable, y el chofer lo conducía con un rigor cauteloso. La mejor alternativa de aquella noche fue la avenida Circunvalar hacia el norte. Encontraron los tres semáforos en verde y el tráfico del anochecer estaba menos embrollado que de costumbre. Aún en los días peores hacían media hora desde las oficinas hasta la casa de Maruja, en la transversal Tercera N° 84ª-42 y el chofer llevaba después a Beatriz a la suya, distante unas siete cuadras. (5)

El tercer procedimiento, bautizado por Wolfe como diálogo realista, consiste en reproducir textualmente las palabras del personaje cuando actúa frente a otros personajes. Reproduce sus interjecciones, redundancias, entonaciones y modismos del lenguaje, buscando retratarlo lo mejor posible. Wolfe se valía incluso de los signos de puntuación, de manera especial para reforzar las frases. En su obra son frecuentes los signos de admiración y exclamación, así como el uso hasta cierto punto excesivo de guiones, paréntesis, mayúsculas y puntos suspensivos.

Pero la pieza que he elegido para graficar el empleo de diálogo realista es un pasaje de ‘Recuerdo de la Muerte’ de Miguel Bonasso. A través de la recreación del diálogo, la escena cargada de aire marcial retrata al Almirante Emilio Massera, uno de los antagonistas de una historia donde Bonasso narra la saga de un militante montonero y la represión militar en tiempos de la dictadura que sometió a la Argentina durante los oscuros años 70. Veamos el ejemplo:

Cuando el ascensor llegó al piso 14 del edificio, desde el cual se dominaba al este el río y al oeste la bruma matinal fundida por el creciente smog de la ciudad, sólo habían quedado los íntimos y los pesados, de alguna manera también íntimos.

La guardia de uniforme que protegía las anchas puertas del Comando, estaba alertada.

-¡Aa-ten-ción!- vociferó alguien y los que aguardaban de pie tras los escritorios, se pusieron firmes.

-Buenos días- dijo Massera .

-¡Buenos días, señor Comandante!- exclamaron diez gargantas al unísono.

El secretario particular hizo una seña a un suboficial vestido con chaquetilla blanca y pronto una jarra de café con el ancla naval humeaba en el escritorio del Comandante.

Massera indicó a Fracassi que permaneciera con él en el despacho. El Almirante se arrellanó en el butacón de cuero y dijo tras un suspiro:

-Bueno, ya está. Ahora que pase lo que tenga que pasar.

Fracassi asintió en silencio.

Massera recordó súbitamente algo y oprimió el botón del intercomunicador.

-Vahiginger...

-Sí, señor.

-¿Lo citaron al Capitán Acosta?

-Si señor. Llamé a la Escuela y me informaron que salió para acá.

-Oká, avísenme cuando llegue.

-Comprendido, señor.

El Almirante abrió el portafolio, extrajo unas carillas mecanografiadas y dirigiéndose a Fracassi, ordenó:

-Y ahora peguémosle una última revisada antes de dárselo a la prensa. (6)

La serie de procedimientos estilísticos que postula Wolfe se completa con la descripción significativa. Se refiere a la relación de gestos cotidianos, hábitos, modales, costumbres, estilos de mobiliario, de vestir, de decoración, estilos de viajar, de comer, de llevar la casa, modos de comportamiento frente a los niños, criados, superiores, inferiores, iguales, además de diversas apariencias, modo de caminar y otros detalles simbólicos de un personaje. No es otra cosa que el status de vida del personaje: un esquema completo del comportamiento y de los bienes a través del cual las personas expresan su posición en el mundo.

Si no le queda claro, el siguiente ejemplo lo explica. Se trata de un pasaje de ‘Operación Masacre’ de Rodolfo Walsh. El narrador recrea el status de vida de uno de los protagonistas de esa historia con la que Walsh denuncia los fusilamientos ocurridos en el suburbio bonaerense de José León Suárez durante la década del 50. Veamos.

Don Horacio es un hombre de pequeña estatura, moreno, de bigotes y anteojos. Tiene alrededor de cincuenta años y hace diecisiete que está empleado como electricista en la Italo. Sus aspiraciones son simples: jubilarse y luego trabajar un tiempo por cuenta propia, antes de retirarse definitivamente.

Su casa trasciende clase media apacible y satisfecha. Desde los muebles de serie hasta los platos ornamentales que en las paredes reiteran distraídas sentencias -“errar es humano, perdonar es divino”- o alguna audacia ingenua: “El amor hace pasar el tiempo, el tiempo hace pasar el amor”, hasta la imagen devota que ha colocado en un rincón la esposa, o la única hija, Nélida, silenciosa muchacha de veinticuatro años. Lo único notable es cierta abundancia de cortinados, de almohadones, de alformbras. La señora Pilar -cabellos blancos y modales apacibles- es tapicera.

Este sábado es para Don Horacio idéntico a otros centenares de sábados. Ha permanecido de guardia en su empleo. Su trabajo consiste en reparar desperfectos de las instalaciones de los abonados. A las cinco de la tarde recibe el último reclamo, procedente de Palermo. Sale hacia allá, arregla la instalación y vuelve a la Central. Para entonces ya es de noche. A las 20.45 comunica telefónicamente su salida a la oficina de Balcarce y emprende el regreso a su casa. (7)

En conclusión, sobre la base de un exhaustivo trabajo de campo, como testigo, investigador y/o protagonista, el periodista se sumerge en la verdad de los hechos para luego reconstruir la historia con técnicas de narrativización que le permiten al lector transportarse a los lugares que describe el relato, revivir la acción de las escenas, sentirse en la piel de los personajes y convencerse de que todo lo que allí se muestra es fiel a lo que ocurrió.


De: www.narrativa.com.ar

REFERENCIAS BIBLIOGRAFIAS

(1) ZAVARZADEH, Mas’ud: Anatomie of the Non-fiction Novel. In The Mythopoetic Reality: The Postwar American Non-fiction Novel, Chapter 3, University of Illinois Press, 1976.

(2) WOLFE, Tom: El Nuevo Periodismo, Anagrama, Barcelona, 1976.

(3) Ibidem.

(4) CAPOTE, Truman: A sangre fría, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1991. Página 129.

(5) GARCIA MARQUEZ, Gabriel: Noticia de un secuestro, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1996. Página 10.

(6) BONASSO, Miguel, Recuerdo de la muerte. Edición definitiva. Editorial Booker, Buenos Aires 2006. Página 93.

(7) WALSH, Rodolfo: Operación Masacre, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2005. Páginas 37-38.

sábado, 5 de febrero de 2011

lunes, 13 de setiembre de 2010

Morbo y tipo de cambio

Muchos verán con morbo los movimientos a la baja del tipo de cambio y sin alegría manifiesta los intentos del Banco Central por lograr que el mismo cambie de dirección.
Pese a dos intentos del ente emisor por subir el tipo de cambio, el mercado sigue insistiendo a la baja, hechos que dibujan sonrisas morbosas en los deudores en dólares que reciben ingresos en colones.
Pese a que la apreciación del colón, cercana al 15%, afecta negativamente las utilidades de los bancos y el dinamismo de las empresas exportadoras; una parte importante de quienes deben el 45% del total de créditos bancarios en el país, están aliviados pues en un año llegaron a pagar por cada $100 adeudados unos ¢8.000 menos.
Del 1 de setiembre del 2009 al 1 de setiembre del 2010 un dólar pasó de cambiarse de de los ¢593,16 a los ¢511,26, unos ¢82 menos.

Subirá obligado. El camino de apreciación del colón no fue del agrado de las autoridades del Banco Central pues el 18 de agosto decidió bajar las tasas de interés, con lo que pretendió desincentivar el impulso de la gente de cambiar dólares por colones. Pero, la medida no tuvo un gran efecto y el indómito tipo de cambio siguió a la baja.
El Central reaccionó y el 1 de setiembre anunció que intenvendría en el mercado cambiario comprando en promedio unos $ 2,25 millones al día , en un mercado que mueve unos $10 millones. La medida sin duda subiría el tipo de cambio , al aumentar la demanda de dólares y por ende su precio.
Pero, luego del primer impacto al alza de más de ¢16 en dos sesiones, de vuelta el indomable tipo de cambio volvió a la baja y al cierre de la semana parecía decidido a contrarrestar el efecto de la medida.
Sin embargo, y pese al morbo con el que los deudores en dólares con ingresos en colones puedan ven estos movimientos, será necesario que a partir de ahora ellos resguarden más colones para pagar sus deudas, porque el Central está decidido.

lunes, 1 de marzo de 2010

Herramientas Digitales para Periodistas


"Herramientas digitales para periodistas" es el nuevo libro de Sandra Crucianelli
Se pude bajar de forma gratuita en:
Edición en Español

“The lastest online course based on the recent publication of the book ‘Digital Tools for Journalists’ was an experience that surpassed my expectations,” said Crucianelli, course instructor and book author. “The participants, from different countries of the region, could put into practice the different resources that are included in the book and that are of much use in the newsroom.”

domingo, 28 de febrero de 2010

Las fuentes en las redes sociales

De acuerdo con una encuesta realizada en Estados Unidos por la George Washington University, el 89% de los periodistas acuden a los blogs y 65% hace uso de LinkedIn y Facebook para conseguir fuentes, obtener datos y encontrar historias.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Clases de Ciberperiodismo

Darío D’Atri, Marco Avilés y Gumersindo La Fuente nos ofrecen consejos y reflexiones sobre el oficio, lnternet y la formación de periodistas. Un lujo.

miércoles, 20 de enero de 2010

Una clase con Fogel en varias sesiones... .Mirando los toros desde el otro lado hay mucho que analizar.

viernes, 8 de enero de 2010

Fracasos de .com

De Página 12 de Argentina
Esta es una lección aprendida de la primera década del presente siglo, en mucho lo que es la segunda ola de fracasos de las .com en 10 años. Se suman otras muchas y en muchos países, cuente Usted la historia...

"Si hay un proyecto que alguna vez encarnó el futuro digital en este país es sin duda ElSitio.com, alguna vez retratado por los medios locales como la gran esperanza de la nueva cultura empresaria. El sitio intentó contratar a profesionales de medios de comunicación con “espíritu marketinero”, mientras captaba gente del ambiente corporativo. Llegaron a tener más de 200 empleados en un edificio ubicado frente a Puerto Madero, abrieron oficinas en varios países de América latina (como también hizo Starmedia) y vendieron una parte por 44 millones de dólares. Pero la nueva cultura corporativa no fue más que otro bluff, un gran fiasco que pretendía llamar a los editores “gerentes de producto” y pensaban que podían competir con los diarios, generando comunidad".

miércoles, 4 de noviembre de 2009

¿Y dónde está el negocio en Internet?

Está muy claro que el negocio en Internet no está en el contenido por pago. Dos excepciones claras: el contenido de archivo (digamos que mayor a los 10 años) y el contenido altamente especializado, son las únicas razones por las cuales es aceptable colocar candados al contenido ofrecido en la web. Pero el cierre de Soitu.es nos deja pensando.... con la cortina de hierro abajo, este proyecto dice que Google no le ayudó.
"Google no nos trató bien, nos indexó muy bien gracias a cómo etiquetábamos nuestro contenido, pero no nos ponderaba. Ellos están ponderando más a los viejos medios que a los nuevos, a nosotros no nos ponderaban. Un cable pegado por un medio rankeaba mejor que una nota en profundidad hecha por nosotros. El periodismo, además del rigor, del enfoque y del criterio, es un buen título. Yo no titulo para una máquina, para eso prefiero dejar de escribir. Bueno, eso parece que estoy haciendo (risas)" dice Gumercino Delafuente ideólogo de Souitu.es.
Está claro, no todo es buen contenido (eso es de común conocimiento), la publicidad es clave y en ese campo aún -también para el caso de Souitu.es- no se encontró la fórmula. Pero a la luz de la observación es claro que el servicio publicitario que presta por ejemplo Facebook es muy efectivo.

El elemento fundamental es la personalización, el tema de la interacción no es ofrecer a una masa de usuarios las posibilidades de comunicarse con el emisor, baaahhh!!!!. Muy lejos está de ser un chat o un foro o una encuensta en línea. La interacción obliga a los sitios de contenido a conocer muy bien a sus usuarios, tanto como para saber qué fue lo último que leyeron en el sitio, cuáles son los temas a los que más recurren y lograr tener de cada uno de ellos un perfil muy atractivo para el anunciante.


La publicidad que se coloca en las barras superires o laterales de los sites -además de la difícil medición de su visualización por parte de los usuarios- están pasando de forma acelerada a ser una práctica muy poco efectiva. A mi que me enseñen el anuncio de una floristería en línea con servicio express el día en que mi tía cumple años.

Gumercino lo dice así "Creo que hay que romper las reglas de la conversación publicitaria, hay que evitar la intermediación con las centrales de medios, si eso no se logra Google u otras series de herramientas juegan con ventaja".