martes, 4 de septiembre de 2007

Mary Poppins

El domingo tuve un reencuentro con la película, esta vez acompañada de Paloma que se la vio entera. Es de las primeras veces que mi chica ve una cinta completa así que fue memorable. Lo RICO del redisfrute de Mary Poppins son los posibles “memes” que rondaban la piel desde seguramente mi primera y hasta el domingo pasado, última ves que había visto la película, la reconocí como mía aunque no me acordaba de nada. Impulsivamente llamé a mi mamá a contarle de la experiencia y la entendió. Sí recuerdo que la película la ví con ella y tengo la sensación que ella la disfrutó más que yo, lo mismo podrá decir Paloma pero el meme ya se lo pasé.

El hada del siglo XX

El encanto con la película no es para menos esta cinta de 1964 es para los críticos “mágica, irrepetible y prodigiosa. Obviamente, "Poppins" es mucho más que un conjunto de efectos especiales: supone la equilibrada unión de un guión tan imaginativo como sólido, una banda sonora inolvidable, una ambientación soberbia y unas interpretaciones fuera de serie. Es una película mítica cuya fórmula se ha tratado de repetir por muchos con cuya fórmula se ha tratado de repetir por muchos con desigual fortuna, incluida la propia Disney con "La Bruja Novata" o "Pedro y el Dragón Elliot". Pero nada puede superar a esta niñera" prácticamente perfecta en todo".


2 comentarios:

Eve dijo...

La Mary Poppins nos recuerda a muchos la necesidad de mantener la mente siempre abierta a ser infantes. ¡Qué, qué! Pues si...
Esa conocida y trilladísima frase "todos llevamos un niño adentro" se siente a veces como una maldición para algunos adultos.
Hay quienes no desean volver a imaginar, crear, cantar, reir, bailar. Quienes evaden ser inocentes. ¿Por qué rehusarse a vivir una aventura sin fin?
Quien no se ha divertido con la Poppins... lo invito a hacerlo. Quien ya la vio, revéala, la disfrutará más.
Quien quiere ser feliz... no espere más, urgue dentro de si mismo y deje salir el niño o la niña, que lleva por dentro.

Gabriela Mayorga dijo...

Gracias Eve por el comentario y el respaldo a este post "infantíl".