jueves, 20 de marzo de 2008

The Washington Post y lo digital

Estuve el pasado martes en las oficinas de The Washingtong Post que no es lo mismo que el washingtonpost.com. El Post es uno de los impresos que no ha dado aún el paso de fundir sus salas de redacción on-line y off-line, de hecho son dos empresas distintas.

En la entrada del edificio hay varios paneles que describen la historia de esta importante publicación responsable de la caída del Presidente Richard Nixon tras el escándalo de Watergate; en una de ellas (de casualidad, tal vez intencionada...) está de espaldas a los visitantes la referencia al washingtonpost.com, en ella se señala claramente que se trata de un negocio separado al de The Washingtong Post, en una intensión que me pareció como si casi negara su parentezco.

De hecho las oficinas del impreso y las del digital se encuentran muy separadas físicamente, -están en estados distintos-. La impresión de descrédito a lo digital que me queda en la boca (abierta) tras mi experiencia allí, la relaciono con lo conservadora y ciertamente puritana capital estadounidense.

Sin embargo, a fuerza de presión eso está cambiando. En el "About Us" del sitio del periódico impreso se lee lo siguiente:
"Times have changed. News is no longer a lecture. It’s a dialogue, a conversation, a fast-and-furious exchange among the millions around the globe who choose to know. Times have changed because we changed them. With sites that make insightful interaction the norm rather than the exception. And messaging opportunities where waste is the exception, rather than the rule. Change with the times. Put the advantages of WPNI’s audience and ad products to work for you and start seeing the results you expect".
Mi reunión en The Washignton Post fue con Mike Shepart, Editor del Sunday Business Section, quien confirmó el cambio que a lo interno del periódico están experimentando, en especial tres cosas importantes:
  1. Está sobre la mesa la discusión la futura fusión de las salas de redacción, que de hecho ya funcionan pese a la distancia física de sus instalaciones de forma muy compenetrada.
  2. The Washington Post primero publica en la Web, luego en el papel.
  3. The Washingtong Post está perdiendo publicidad de forma muy significativa en posición con su portal washingtongpost.com, así mientras el impreso pierde ingresos el digital los gana.
De los comentarios de Shepart además rescato su reflexión sobre el futuro del periódico impreso. Al respecto dijo que es posible que su hija de meses no llegue a conocer el negocio del periódico tal cual es ahora entendido. No quiso decir "muerte del impreso" pero lo dio a entender y lo hizo claramente.

No hay comentarios.: